A través del amor de los padres físicos en esta tierra,
que es una sombra, podemos comprender el gran amor
y sacrificio de los Padres Celestiales.
(Historia de la familia de un campesino humilde con cinco hijos.)
El regalo más grande para los padres y las familias físicas
es guiarlos a conocer el eterno reino de los cielos
donde no hay muerte ni dolor.