Versión de audio

Solo cuando vayamos a la Madre celestial que es
la esposa del Cordero, la esposa del Espíritu Santo,
podremos recibir el regalo gratuito del agua de la vida
(la vida eterna) y convertirnos en el real sacerdocio.
A medida que el agua de la vida de la Madre corre al mundo,
todas las naciones se refrescan; y como la Madre existe,
el mundo puede estar unido.