Ya que Jesús fue afligido como sacrificio de ofrenda de expiación,
las palabras de Dios en la Biblia deben cumplirse.
Solo la Iglesia de Dios ha heredado
la carne y la sangre de Dios y ha sido reconocida
como hija a través de la Pascua concedida
por Dios Padre y Dios Madre,
y como la que cumple las palabras de la Biblia.