Dios puso la parte importante de su redención
que cumplirá en los últimos días
en la historia de la familia de Abraham.
Así como Isaac llegó a ser el hijo de la promesa
a través de Sara su madre, nosotros llegamos a ser
los hijos de la promesa a través de Dios Madre
y heredamos el reino de los cielos.