Las formas de equilibrio espiritual, psicológico y físico,
permitieron el desarrollo de las sociedades a partir de la madre, en esencia.