Versión de audio

El libro Los Visitantes del Mundo Angelical, escrito por Cristo Ahnsahnghong, explica la razón por la cual las personas no recuerdan su vida anterior. Declara que “cuando el espíritu de hombre es puesto en la carne, él llega a olvidar todas las cosas del mundo anterior, el mundo celestial, y un nuevo intelecto del cuerpo se desarrolla”.

Los Visitantes del Mundo Angelical, por el autor Ahnsahnghong

Según el libro de Cristo Ahnsahnghong, Los Visitantes del Mundo Angelical, todas las personas eran nobles ángeles en el reino de los cielos. Sin embargo, pecaron y fueron arrojados a la tierra, la ciudad de refugio, una prisión espiritual. En la tierra, si una persona peca y comete un crimen, será confinada en prisión, y todas las cosas como la libertad de ir y venir como le plazca, pudiendo ver a su familia, le son cortadas. Es lo mismo para nuestra alma.

La Biblia registra que, aunque originalmente éramos príncipes y princesas del cielo, pecamos y fuimos arrojados al mundo y todo lo del cielo fue cortado. Entonces la gente se preocupa por cosas como “¿cómo puedo tener una vida mejor?” en la tierra en lugar de la vida en el cielo, y finalmente están destinados a la destrucción eterna, porque la paga del pecado es muerte. Cristo Ahnsahnghong tuvo compasión de sus hijos que vivían así y nos enseñó la manera de regresar al reino de los cielos.

La manera de regresar al mundo anterior, el reino de los cielos

Procuremos con diligencia presentarnos a Dios

“Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.”2 Timoteo 2:15

El honor, la riqueza y la fama mundanos no pueden llevarnos al reino de los cielos. Esas cosas van y vienen, son temporales y momentáneas. Por lo tanto, la dirección de nuestra vida debe ser hacia el “cielo”. Para conseguirlo, debemos hacer todo lo posible por estar al servicio de Dios y ofrecerle nuestro corazón sincero. Significa que debemos dar más importancia a las cosas celestiales pensando en Dios que a los deseos terrenales.

Andad en el Espíritu

“Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne […]. Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.”Gálatas 5:16-23

Para regresar al cielo, debemos actuar como hijos de Dios. En esta tierra hay cosas como peleas, adulterio, idolatría, conflictos, celos, etc., sin embargo, no se pueden encontrar estas cosas en el cielo. Por lo tanto, si desea seguir el camino al cielo, debe deshacerse de los deseos terrenales y andar en el Espíritu, es decir, en las cosas celestiales. El amor, el gozo, la paz, la mansedumbre y la templanza pertenecen a las cosas celestiales.

Busquemos las cosas celestiales

“Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, […]”Colosenses 3:1

Si entendemos la realidad de que éramos nobles ángeles, nuestra identidad original en el reino de los cielos, pondremos nuestra esperanza en el mundo que Dios ha preparado para nosotros en lugar de la vida en esta tierra.

El tamaño de la Tierra en la que vivimos es muy pequeño. Hay alrededor de doscientos mil millones de estrellas en nuestra galaxia, que son miles de veces más grandes que la Tierra. Lo sorprendente es que los científicos afirman que hay alrededor de doscientos mil millones de galaxias como la nuestra; realmente el universo es un espacio vasto y amplio. Cristo Ahnsahnghong dijo: “Cuando regresemos a nuestra patria espiritual, el eterno reino de los cielos, viajaremos por el universo”. Solo los que anhelen las cosas celestiales, guarden los mandamientos de Dios y se arrepientan de sus pecados, recibirán esa gloria.