Versión de audio

La Pascua, las enseñanzas de Ahnsahnghong

Cristo Ahnsahnghong es el fundador de la Iglesia de Dios en 1964. Cristo Ahnsahnghong desató primero la verdad de la Pascua que el mundo no conocía durante aproximadamente 1600 años. La Biblia testifica que Cristo Ahnsahnghong, quien desató la Pascua que no se pudo guardar durante mucho tiempo, es “Dios” (Isaías 25:6-9).

La Pascua, la verdad para volver a Dios

La expresión “volveos a Dios” está escrita en la Biblia. Es la voz de Dios que quiere salvar vidas errantes atrapadas en las limitaciones del pecado. Entonces, ¿cómo podemos volver a Dios? La respuesta es la “Pascua”.

“Envió después Ezequías por todo Israel y Judá, […] para que viniesen a Jerusalén a la casa de Jehová para celebrar la pascua a Jehová Dios de Israel. […] Fueron, pues, correos con cartas de mano del rey y de sus príncipes por todo Israel y Judá, […] volveos a Jehová […]”2 Crónicas 30:1-6

En la época de Ezequías, los mensajeros del rey recorrieron todo el sur de Judá y el norte de Israel con cartas del rey apelando al pueblo para que celebraran la Pascua. La parte en la que debemos enfocarnos es que estas decían: “Vengan a celebrar la Pascua”, no obstante, proclamaban: “Volveos a Dios”. Es porque guardar la Pascua es la manera de volver a Dios. Esto fue para mostrar que toda la humanidad debe guardar la verdad de la Pascua para poder regresar a Dios.

“Inclinad vuestro oído, y venid a mí; oíd, […] y haré con vosotros pacto eterno, […] Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, […]”Isaías 55:3-7

En la Biblia está escrito que muchos profetas dijeron: “Volveos a Dios”, instando al arrepentimiento. El profeta Isaías predicó a la gente: “Volveos a Dios”, refiriéndose al pacto eterno. En el Nuevo Testamento está escrito que el pacto eterno es la “Pascua del nuevo pacto” (Hebreos 13:20, Lucas 22:20). El nuevo pacto de la Pascua debe guardarse para volvernos a Dios.

Dios dijo reiteradamente: “Vuélvete a mí, porque yo te redimí” (Isaías 44:22). Los apóstoles de la iglesia primitiva explicaron que tenemos redención a través de “la sangre de Jesús” (Efesios 1:7, 1 Pedro 1:18-19). La sangre de Jesús indica nada menos que el “vino de la Pascua” (Mateo 26:17-28).

De esta manera, la Biblia especifica claramente que el nuevo pacto de la Pascua debe guardarse para volver a Dios. La Pascua que Jesús estableció hace dos mil años, desapareció en el Concilio de Nicea en el año 325 d. C. Y desde este día y año, el mundo no pudo guardar la Pascua hasta que Cristo Ahnsahnghong desató la verdad. Es porque la verdad de la Pascua solo puede ser revelada por Dios.

Para recibir la salvación y entrar en el reino de los cielos, la humanidad debe regresar a Dios. La única forma es guardar la Pascua. La Pascua es el regalo especial de Dios que guía a la humanidad al reino de los cielos.